La Princesa Encantada

    Una familia de nobles caballeros viajan a America. Se instalan en la zona norte en la cual hay muchas filtraciones de aguas termales que salen de los cerros volcanicos. Se establece la familia; este caballero noble dirige la expedicion de europa hacia peru en la epoca colonial.


    En sus continuos viajes por mares y oceanos, vivian en un palacio impresionante decorado con paredes de oro macizo, en ese entonces en America era la fiebre del oro para los conquistadores.


    Estaba rodeado de sirvientes; un peculiar esclavo llamado Coto. Estefania Reyes B. ; la pequeña hija de los nobles, crecio y se hizo una adolescente preciosa. Adoraba montar a caballo en el bosque aledaño; todas las tardes hacia la misma rutina. Coto siempre pendiente de ella; un dia cayo del caballo mientras trotaba, se había torcido el tobillo; el esclavo la llevo cargada hasta el palacio. Los dolores eran insoportables y miraba todo negro hacia su alrededor, del impacto de su caida. Llamaron a su medico; estuvo enyesada unas cuatro semanas.


    En la cual su mejor compañia era Coto. A escondidas llevaba flores del bosque a la princesa. Como siempre ella le pagaba con una bella sonrisa; esto sucedia en la cena ya que todos se encontraban en el comedor. En un profundo silencio estaban conquistando el corazón de la bella dama. Asi paso el tiempo, esta relacion habia comenzado antes de lo que se imaginaba.


    Estaban profundamente enamorados, en una de sus salidas al bosque relucio la pasion que sentia los dos. Se cogieron de la mano y emano por sus manos el calido amor que se tenian. Se besaron apasionadamente al fin se entregaron a la pasion desbordante, fueron uno solo.


    Asi una y otra vez vivian el amor que sentian. Cada momento es como si vivieran en el paraiso, sentian que tenian al mundo a sus pies. Pasados unos meses se empezo a sentir con nausias y mareos, casi no probaba bocado. Vino el medico de familia, le confirmo que estaba esperando un hijo. Al escuchar los padres se decepcionaron de su hija. En ese momento interrogaron para saber quien era el padre de su hija, la amenazaron con desaparecer al susodicho que fuera; si no decia la verdad.


    Confeso al fin. Los padres decidieron dar en adopcion en cuanto naciera. Coto pagaria la desonra de su hija, mandó a fusilarlo y tirarlo al pie del cerro para los buitres, ese era su castigo y faltaba mas decia los nobles.
    Los meses de espera fueron infernales. Cuando llego el momento del parto ella ya estaba convencida a huir con su hijo. Asi se cumplio; cerca a la casa habia una poza de agua que filtraba del cerro volcanico y al costado pasaba un rio; en la orilla habia una ladera con rocas y muchos arboles en la cual se ocultaba una cueva misteriosa; que ella sola sabia de la existencia.


    Despues del parto fue apartado de su bebe. Estaba en un moises de mimbre listo para que lo llevase los padres adoptivos que venia de escocia. Se levanto como una fiera de su cama y fue a buscar a su hijo. Al verlo lloro y lo cogio muy fuerte, inmediatamente salio corriendo de su palacio por el pasillo secreto, largo pero seguro. Al fin llego a la puerta; el padre al enterarse enfurecio y ordeno a sus soldados que fusilaban a su hija ya que habia desonrado su apellido.


    La princesa en su huida tropezo y cayo una y otra vez en el polvoriento camino a su refugio; sentia que se le iba la fuerza, estaba sangrando del parto. Eso cada vez la hacia debíl. Su coraje era mas fuerte, queria salvar a su hijo.


    Al intentar bajar a la ladera cayo al barranco; pero siguio camino a la cueva, ella entro como pudo y desaparecio misteriosamente. En ese momento llegaron los soldados dispuestos a todo y cumplir con la orden que les pesaba. Al asomarse a la cueva vieron que brotaban gotas de lagrima de la caverna, tambien escucharon llorar a la mujer y su hijo. Se adentraron pero no encontraron nada, ya que la cueva era infinita y al parecer jamas saldrian de alli; estupefactos asustados, y temblando salieron como almas perdidas. Redactaron al padre de lo ocurrido, este los llamo ineptos e inutiles, los echo a la calle y de castigo los volvio al servicio militar de siberia a pasar unos años de infernal frio.


    A pasado muchos siglos de aquel dia, cuentan los pobladores de aquel pueblo que en las noches de luna llena oyen llantos de la princesa y su bebe en la cueva misteriosa.